Un tercio de los trabajadores rechaza el acuerdo alcanzado con la empresaEl comité quiere seguir negociando para que no se aplique el recorte salarial.
La huelga de Metro de Madrid acabó ayer como empezó: a mano alzada. Los trabajadores ratificaron por 513 votos (el 68%) el acuerdo que alcanzó el comité de huelga el pasado sábado y que supone recortarles un 1% de las nóminas (unos 20 euros para el sueldo medio de Metro, que asciende a 2.000 euros, según estimaciones de la empresa), frente al 5% inicial que recogía el decreto del Gobierno regional. Esta reducción supone que la Comunidad recortará dos millones de euros de los salarios. El resto (5,9 millones) provendrá de rebajar otras partidas presupuestarias como formación, viajes, horas extraordinarias, bajas que no se cubrirán el resto del año y el recorte de los sueldos de los directivos del 8% al 15%.
El respaldo de los trabajadores significa que se desconvocan los paros previstos a partir de hoy y que no se solicitarán más para septiembre, como ayer reclamaban a gritos algunos de los trabajadores que acudieron a las dos asambleas celebradas de las cocheras de plaza de Castilla.
La votación fue favorable pero difícil. Hubo dos asambleas (a las 10.00 y a las 18.00) en las que los trabajadores echaron en cara a sus representantes lo que han perdido por el camino de la negociación. La de la mañana fue una reunión “caliente”, en palabras del portavoz del comité, Antonio Asensio. Hubo pitidos, gritos y protestas que se repitieron por la tarde. Algunos asistentes reclamaron que se colocaran urnas para evitar que hubiera votos repetidos, pero la solicitud no prosperó. Casi un tercio de los que acudieron a votar (238 sufragios, el 32%) dio la espalda al comité. Estaban dispuestos a seguir con la protesta, secundando la ruptura de uno de los sindicatos, Solidaridad Obrera (la cuarta fuerza, con cinco de los 30 representantes del comité). Solidaridad se descolgó el sábado del pacto y pidió que se recurra la normativa de los recortes y que los paros vuelvan en septiembre. “El acuerdo se tenía que haber cerrado de otra manera, sin tocar el convenio y retirando los expedientes”, señaló Abraham Paliza, portavoz de la formación, que volvió a reclamar que los recortes se hagan de otras partidas, como publicidad o servicios externos, en lugar de detraerlo de los gastos de personal.El convenio y los expedientes que citaba Paliza centraron ayer las dos reuniones y casi todas las intervenciones. Hubo muchas en contra del acuerdo que han alcanzado Metro y el comité.
El motivo principal fue que ese pacto supone modificaciones en su convenio colectivo -al menos en el apartado de las bajas, ya que no se cubrirán las jubilaciones y el convenio colectivo recoge que se mantenga la plantilla intacta-. El convenio, que es ley, fue lo que marcó el comité de huelga como línea roja al inicio del conflicto, justo antes de que el metro de Madrid parara dos días seguidos. FUENTE. El Pais.es
Anuncios