La campaña para la liberación de Sakineh Mohammadi Ashtiani a través de freesakineh.org supera ya las 89.000 firmas.
Irán condena a ser lapidada a una mujer de 43 años que confesó su ‘delito’ tras recibir 99 latigazos Shakine Mohammadí Ahstiani está condenada a muerte en Irán. No a cualquier tipo de muerte, sino a la lapidación. La inminencia de su ejecución ha movilizado a las organizaciones de defensa de los derechos humanos. Si las autoridades iraníes no lo remedian, Ahstiani, de 43 años y madre de dos hijos, será enterrada hasta el pecho y golpeada hasta la muerte con piedras que no sean tan grandes como para matarla de forma instantánea ni tan pequeñas que no le causen daño, tal como establece el código penal de la República Islámica.
No hay pruebas en su caso que justifiquen esta sentencia inhumana”, ha denunciado la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán, la primera en dar la voz de alarma. La campaña respondía al llamamiento del abogado de Ashtiani, Mohammad Mostafaeí, quien, agotadas todas las instancias, difundió el caso en su blog. Desde entonces, Amnistía Internacional y Human Rights Watch, entre otras, se han sumado a la movilización internacional pidiendo su perdón.
El código penal vigente en Irán desde la revolución islámica de 1979 establece la lapidación para los adúlteros, pero de acuerdo con esa polémica interpretación de la sharía (ley islámica), el delito debe probarse por la confesión repetida del acusado o el testimonio de cuatro testigos varones (o de tres hombres y dos mujeres). El ayatolá Mohammad Ebrahim Yannati asegura que no hay base religiosa para ese castigo. Ashtiani había sido condenada con anterioridad a 99 latigazos por “relación ilícita” con el presunto asesino de su marido. Sin embargo, otro tribunal reabrió el caso y decidió que dicha relación se había producido en vida del finado, por lo que constituía “adulterio”, a pesar de carecer de testigos. En el juicio, la mujer se retractó de la confesión que hizo durante el interrogatorio porque dijo que había sido coaccionada. Desde entonces ha negado la acusación y pedido clemencia. Además, según su abogado, tiene dificultades para entender el persa, porque pertenece a la minoría azerí que habla un dialecto turco.
“Sólo una campaña internacional que presione al régimen de Teherán puede salvar su vida”, ha declarado Mina Ahadi, directora del Comité Internacional contra la Lapidación y la Pena de Muerte. Según Amnistía, “las circunstancias que rodean el caso de Ashtiani no son la excepción, sino la regla en Irán”. Como resultado del diálogo con la UE, el poder judicial decretó una moratoria de esa pena en diciembre de 2002. Igual que otros avances conseguidos durante el mandato del reformista Mohamed Jatamí, no se convirtió en ley. Así que se han seguido pronunciando veredictos de lapidación y los jueces más conservadores las han ejecutado. El último caso conocido se produjo en enero del año pasado en la ciudad de Mashhad. FUENTE: WWW.EL PAIS.es.
Anuncios

Estaba enterrado a una profundidad de entre seis y nueve metros por debajo del suelo del antiguo World Trade Center.

Los trabajadores de la ‘zona cero’ del sur de Manhattan han encontrado los restos de un barco de casi diez metros de largo que podría ser del siglo XVIII y que se habría hundido en esa zona del sur de la ciudad cuando se amplió hacia el río Hudson, según informó este jueves el diario The New York Times.El diario señala que los trabajadores que limpian de escombros la zona cero dieron con la embarcación el pasado martes y que ésta estaba enterrada a una profundidad de entre seis y nueve metros debajo de donde estuviera hasta el 11 de septiembre de 2001 el complejo del World Trade Center, construido en la década de los sesenta del pasado siglo.El arquitecto Michael Pappalardo, de la empresa AKRF, una de las contratadas para la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey para documentar los hallazgos históricos que puedan encontrarse en esa obra, corroboró el descubrimiento y dijo que el navío podría haber sido originalmente hasta dos o tres veces más largo de la porción encontrada.Se trata del mayor descubrimiento arqueológico realizado en esta ciudad desde 1982, cuando se encontraron los restos de un buque mercante del siglo XVIII en unas obras de la calle Water, en el sur de Manhattan.”La embarcación al parecer data de mediados del siglo XVIII y ha estado ahí durante más de 200 años”, señala el diario que subraya que los arqueólogos de la ciudad están maravillados por la importancia del hallazgo, muy cerca de donde, según un mapa de 1797, había un embarcadero y donde se proyectó construir un lago.Pero también, dijeron los expertos, hay que actuar con rapidez para rescatar la nave, ya que su casco de madera, al no estar ya protegido por la tierra, “se deteriora rápidamente en su contacto con el aire”, por lo que lo están recubriendo de barro.La ausencia de sol y la lluvia que afecta a Nueva York estos días, sin embargo, favorece la conservación de la embarcación, indicó el arqueólogo responsable de preservar el patrimonio histórico neoyorquino, Doug Mackey.Entre los restos, los trabajadores de la zona cero han encontrado también una gran pieza metálica semicircular perteneciente al barco y un zapato de cuero de la época. FUENTE: http://www.EL MUNDO.es