Huir del calor del asfalto urbano y caminar por la sierra. Esta es la opción que caracteriza a las tres propuestas de este fin de semana, que pasan por tres enclaves de relieve: La Pedriza, sierra de La Morcuera y valle de La Fuenfría.
Dormir en La Pedriza. Caminar y contemplar, al atardecer y de noche, las formaciones caprichosas del macizo de La Pedriza es uno de los ganchos más atractivos de esta propuesta de la asociación Azimut. La ruta incluye vivac (dormir al aire libre) en pleno macizo. Eso sí, exige un nivel medio-alto de preparación.
– Hacia el valle de Lozoya. Dos rutas, una menos exigente y otra más, ha diseñado el club Geographica para recorrer la sierra de La Morcuera y el valle alto del río Lozoya. Cumbres, bosques, arroyos y cascadas jalonan un recorrido que también tiene en cuenta el patrimonio cultural y popular de lugares como Miraflores de la Sierra y el monasterio de El Paular.
– Fauna y flora de La Fuenfría. Entre el sábado y el domingo, quien acuda al valle de La Fuenfría y se acerque a su centro de educación ambiental tendrá la oportunidad de conocer a fondo la variedad de árboles, arbustos, aves, reptiles y otros seres vivos que lo habitan gracias a dos paseos temáticos.
Sábado 3 al domingo 4. Salida a las 17.00. 45 euros (25 euros socios). Incluye guía de montaña, utensilios para cocinar, sopa para la cena, desayuno y seguros. Más información: http://www.asociacionazimut.com / 629 34 26 09. Sábado 3. Salida a las 9.00 desde paseo de la Castellana (impares), esquina con Raimundo Fernández Villaverde). Precio: 19 euros. Información e inscripciones: http://www.geographica.es / 91 535 84 25 Sábado 3, de 12.00 a 14.00, y domingo 4, a la misma hora. Actividades gratuitas. A partir de seis años. Imprescindible reservar. Más información: 91 852 22 13.
FUENTE:WWW.EL PAIS.ES.
La esperanza de vida en países desarrollados se sitúa en la actualidad entre los 80 y 85 años. Los factores ambientales (dieta, ejercicio, ser fumador o no, etc) así como los factores genéticos contribuyen a que este envejeciemiento sea más o menos saludable. Los resultados realizados hasta ahora en gemelos sugieren que sólo entre el 20-30 por ciento de la variación en la supervivencia hasta más o menos los 85 años está determinada por la genética. Sin embargo, otras investigaciones y la observación en algunas familias de una longevidad excepcional, sitúan a los factores genéticos como contribuyentes importantes en el envejecimiento y especialmente en vivir entre 10 y 30 años más sobrepasados los 85.
Basándose en esa hipótesis de que individuos excepcionalmente longevos pueden ser portadores de múltiples variantes genéticas que influyen en la vida del ser humano, un grupo de investigadores de la Universidad de Boston y del Boston Medical Center, dirigidos por la doctora Paola Sebastiani, decidieron llevar a cabo un estudio del genoma de personas centenarias.
CÓMO ENVEJECEMOS
Para ello, los investigadores «escanearon» los genomas de más de 1.000 personas centenarias y de otros tantos individuos que servían de control. Con esta comparación pudieron identificar un número de marcadores genéticos que son muy diferentes entre los centenarios y los individuos seleccionados al azar, según detallan hoy en la revista «Science». Estas variantes genéticas son particularmente comunes en personas que viven cien años o más.
Estos resultados aumentan la posibilidad de que algún día sea posible que las personas sepan por adelantado si tienen el potencial para vivir hasta una edad avanzada, si bien el estilo de vida y los factores ambientales son también importantes, señalan los investigadores. Los resultados también sientan bases importantes para estudiar la manera en que múltiples genes influyen en el modo en que envejecemos.
Dado que son muchos los genes involucrados en vivir hasta una edad extremadamente avanzada, los autores del estudio desarrollaron después un modelo que computa la probabilidad de que una persona alcance una longevidad excepcional, basándose en 150 marcadores genéticos. Utilizando este modelo, los investigadores fueron capaces de predecir con un 77 por ciento de precisión si alguien podría vivir más allá de los cien años.
MEDICINA PREDICTIVA
Además, los investigadores desglosaron las predicciones genéticas en 19 grupos característicos (o marcadores) que se correlacionan con diferentes longitudes de vida más allá de los 100 años de edad, y con patrones diferentes de enfermedades como demencia, hipertensión y enfermedad
WWW.EL ABC.ES.